Amigos de la "blogosfera"

martes, 29 de septiembre de 2009

ÚNICOS ENTRE UN MILLÓN



Era un día extremadamente ventoso en la Ille de la Cite lo que nos empujó a penetrar con presteza en el interior de la Catedral de Notre Dame, magnífico resultado de la competencia de un obispo ostentoso con el abad de San Denis por tener la catedral más grande de la cristiandad, pero lo que encontramos al adentrarnos en sus naves fue todo lo contrario de lo que uno espera, un ambiente místico de respetuoso silencio, al contrario, cientos de personas se aglomeraban en cada uno de los rincones del templo parloteando alegremente en cada una de las lenguas del planeta tierra mientras un joven sacerdote oficiaba misa frente al coro en el centro de la nave.
Pero allí estaban ellos, como ajenos a lo que ocurría a su alrededor encendiendo una velita delante de un cristo que parecía prestarles toda su atención mientras pensaba: "Menos mal que alguien se acuerda de mi".

"Dios mio, Dios mio ¿Por que me has abandonado?"

27 comentarios:

Luis G. dijo...

Hola, Juan, agradecidísimo al comentario que me has dedicado. Una imágen magnífica, que rezuma ese ambiente místico propio -del que hablas-, de fervor y recogimiento. Pero no, vaya, fue lo contrario. Sorpresas
sin fundamento. Pero la foto queda ahí, apresando unción.

Un fuerte abrazo.

Caelete dijo...

Cuando uno entra a una iglesia (y más si es a una catedral) no solo espera arte, sino también la posibilidad de admirar ese arte casi con miedo, con la congoja encima de estar en un lugar con siglos de historia, tanto física como etérea.
Y, por mucho que las creencias no sean fuertes (en mi caso, inexistentes), no te puedes quitar ese aura de "me está mirando alguien" (probablemente, el sacristán).
Por desgracia, al igual que tu, en Notre-Dame eché en falta dicho ambiente, no pudiendo disfrutar de sus maravillosas vidrieras como me hubiera gustado.
Fantástica foto.

Un abrazo

Jota Ele dijo...

Ya no se respeta ni a Díos.

Indpendientemente de las creencias de cada cual, un templo, sea cual sea su estatus, debiera invitar, al menos, al recogimiento y a la reflexión.

Parece como si hoy fuera un parque temático.

Una pena.

Es una gran foto, Juan.

Un abrazo.

Rubentxo dijo...

La mujer borrosa de la derecha me da miedo. Parece un ghost.
¿Saludaste al jorobado de mi parte? Es familia mía. Lejana, pero familia...
Abrazos!!!!

Raul dijo...

Te ha quedao una foto muy interesante. Yo estube en Notre Dame pero por fuera, lo cual me penó bastante...
un saludo

Aseret dijo...

Me gustó mucho la reflexión que ofreces con el texto. Muchas veces no encontramos lo que imaginamos en el interior de una Iglesia tan conocida como ésta, que da pie a imaginársela cuando se lee o se la ve en fotografías.
Hay que vivir el espacio, encontrarse con uno mismo frente a cada situación, así es como se llega a sentir las emociones que tan bien has plasmado en esta fotografía.
Me gustan tus fotografías en blanco y negro.
Besotes Juampla, como siempre un gustazo.

Abi E. dijo...

Hola Juanpla, que fotón te ha quedado, con la nitidez del Cristo y el movimiento de las personas, algo que se complementa muy bien con el texto.

Un abrazo

Jorge dijo...

Simplemente, cuestión de educación, ese bien preciado que va desapareciendo a marchas forzadas.

conxa dijo...

que foto mas impresionante!!!

Suele pasar,el turista entra, olvidando que es un lugar de culto para muchas personas, aunque para él no lo sea. Cuestión de educación, me parece a mí. no??

Mª Angeles y Jose dijo...

Hola que tal.
vengo del blog de Pablo, nos recomendo que te visitaramos y desde luego que el paseo por tu trabajo a sido un placer,esta lleno de trabajos preciosos y buenisimos.

Espero que no te moleste pero me pongo desde este momento de seguidora.

Saludos

cuentosbrujos dijo...

me ha cautivado este B&N me parece una foto de concurso
saludos

Juanpla dijo...

Hola Luis, como no te voy a felicitar, al maestro de maestros. Enhorabuena de nuevo.

Abrazos

Juanpla dijo...

Joer Caelete, ¡como acojona la figura del sacristan un tanto siniestro!, no obstante si pude cotemplar las vidrieras con detenimiento, eso si esquivando turistas de vez en cuando. Lo que eché en falta es subir a las torres, otra vez será.

Juanpla dijo...

Jota Ele a pesar de los pesares si uno consigue abstraerse de los semejantes que te rodean y deja perder su vista (y su mente) por tan imponente monumento puede respirarse ese ambiente único que desprenden las piedras.

Juanpla dijo...

Hola Rubentxo, mi intención era visitar al jorobado, pero hacía tanto frio y había tanta cola para subir a la parte superior de la catedral que desistimos.
No obstante le dejé una nota al portero con recuerdos para "Jovi" de tu parte, es que soy un bienqueda, jejeje.

Juanpla dijo...

Si que es una pena Raul, por que la catedral por fuera es una pasada pero su interior es incomensurable, fantástico, bellísimo, otra vez será.

Juanpla dijo...

Aseret, muchas gracias por tu reflexión. Los demás también me vieron a mi como parte de la multitud, yo también era parte de esa turba ruidosa, porca miseria.

Juanpla dijo...

Fijate contxa, más que personas maleducadas es el cúmulo de pequeñas cosas, el susurro de una persona no es nada pero el de mil si lo es y si en vez de susurros son conversaciones el sonido se multiplica. Yo creo que van por ahí los tiros.

Juanpla dijo...

Mª Angeles y José, me alegra mucho que os guste mi trabajo y por descontado que no me molesta lo más mínimo teneros como siguidores, todo lo contrario es un honor y motivo de satisfacción.

Juanpla dijo...

Cuentos brujos, gracias, gracias, gracias y aún diría algo más, muchas gracias.

Juanpla dijo...

Abi tuve suerte con el Cristo, no como en Beget que se les giraba de vez en cuado. jajajaja

Juanpla dijo...

Hola Jorge, te digo como a Contxa, pienso que es la acumulación de tal multitud lo que produce el sonido, aunque la educación también hace también.

Begoña Sánchez dijo...

Siempre que entro en alguna Iglesia y encuentro lo mismo que tú,me pregunto el porqué de tanta permisividad.
Seguro que si visitamos una mezquita nos comportamos de otra manera, entre otras cosas porque no se nos permitirá hacer lo que queramos.
He llegado a ver excursionistas comiendo en los bancos del templo.
Luego cuando nos cobran por visitar alguna iglesia, nos quejamos, pero es la única manera de respetar las normas, no valoramos lo que es gratis.
Perfecto B/N

Saludos

Juanpla dijo...

Begoña no se si lo de pagar es una solución por que en un monumento de tales características hubiera estado abarrotado igualmente, insisto en que me parece un problema combinado de masificación y educación.

Ángel Corrochano dijo...

Llena de misterio y recogimiento ... refleja muy bien el lugar.
El movimiento de la gente alrededor le a ese carácter místico y casi sobrenatural. La elección del blanco y negro es otro gran acierto en esta toma.

un abrazo

Toni Pons Barro dijo...

Me gusta, aunque no se explicar el que, sencillamente me gusta.
saludos

Juanpla dijo...

Gracias Ángel y Toni, es lo que tiene el arte en muchas ocasiones, te gusta y no sabes por que.
Que gozaaaaada.